Colegio Hospitalario: seis años ayudando a que los niños y niñas sigan soñando.

Comunidad celebró con alegría este espacio de educación y contención.

<< Ver todas las noticias
  • Payasos grandes y pequeños, bailarinas, trapecistas, un león feliz y su domador, un imitador de voces, intrépidos mimos y un particular mago, protagonizaron el Circo con Todo el Corazón, evento fantástico con que el Colegio Hospitalario del Hospital Dr. Luis Calvo Mackenna celebró su sexto aniversario.
  • Durante estos años, el Colegio se ha transformado en un espacio educativo que aporta en la recuperación de los niños a través del cariño, la entrega y la cercanía. Allí, los niños y niñas que asisten al Colegio tienen la oportunidad de seguir siendo estudiantes y de normalizar sus vidas.

Cintas de colores recibían a los asistentes al Circo Con todo el corazón. A las afueras del Auditorio Aníbal Ariztía, los artistas circenses practicaban sus números y esperaban con tranquilidad mientras los asistentes se tomaban poco a poco las butacas.

Pasadas las 11 de la mañana, el Animador de la jornada dio el vamos al encuentro. Lo que se desarrolló a continuación fue un festival de creatividad y de alegría.

Banderas de colores, cintas que flameaban al ritmo de Single Ladies, divertidos payasos que asistieron provenientes de diversos lugares del mundo, un heroico trío de mimos dispuestos a tomar la misión más peligrosa, equilibristas, bailarines, una fantástica asistente de magia, los particulares pensamientos de un león feliz, su domador y una bailarina, un trio de curiosos artistas que reclamaban su pago, y finalmente un particular mago, fueron algunas de las atracciones de este Circo que reunió la dulzura de los más pequeños y el compromiso de profesores, padres y autoridades del Hospital. 

Un colegio que sana.

La Directora del Colegio, Constanza Labbé, reflexionó sobre el sentido del establecimiento el cual dijo fue pensado para sanar a través de una educación que ama. “En estos seis años hemos creado un espacio y un entorno de educación, amor y sanación para cada uno de los alumnos y alumnas, que apoyamos y acompañamos mientras están en su situación de enfermedad. Es un espacio fundamental y trascendente para su proceso de recuperación. Los niños y niñas vienen a nuestro Colegio a normalizar sus vidas, a ser niños de nuevo”, mencionó.

En este nuevo cumpleaños queremos celebrarlos a ellos porque son para nosotros una bendición, un orgullo y un regalo 

maravilloso. Son ellos quienes iluminan nuestro trabajo de poder entregarles educación y un lugar en que se sientan acogidos, queridos y contenidos. Damos gracias por las huellas que cada uno de ellos ha dejado, y por permitirnos acompañarlos en esta parte de su camino”, dijo Labbé.

El Colegio Hospitalario se inauguró en 2009, con alrededor de 20 niños y niñas. A mayo de 2015, tiene una matrícula de más de 76 alumnos que van de Pre kínder a Cuarto Medio.