El Principito se instala en la Sala de Espera de Cirugía y Oncología

Comunidad celebró un nuevo espacio de encuentro.

<< Ver todas las noticias
  • Gracias al aporte de la Fundación Dulzura para el Alma, presente en el Hospital desde 2000, la Sala de Espera de ambas unidades se transformó en un lugar de juego y fantasía.
  • Junto con un gran mural, el espacio se complementa con nuevo mobiliario, donado por la Fundación Nuestros Hijos, y la instalación del Proyecto Un Tablet en Mi Box en la unidad de Oncología.

Durante los últimos meses, funcionarios, niños y familias vieron cómo el tercer piso de las Unidades de Oncología y Cirugía fue invadido - poco a poco- por un pequeño niño que tiñó de celeste las paredes y llenó de frases profundas las esquinas.

Se trata de la obra del autor francés Antoine de Saint-Exupéry, El Principito, que fue llevada al dibujo por la artista, Marcela Nicolás Oddó.

En la ceremonia de inauguración del Espacio, la artista visual, cuya obra está presente en EEUU, Francia y España, agradeció a todos quienes colaboraron con su obra, familiares, funcionarios, niños y niñas, cuyos nombres están en las paredes. “Dibujantes hay muchos y mejores que yo, pero lograr crear magia, lograr encender el lugar de unidad y de esperanza; creo que eso lo logramos gracias a que lo hicimos entre todos”, mencionó.  

Durante la actividad, el director del Hospital Dr. Jorge Lastra, reflexionó sobre el espacio creado. “Nosotros desde salud hemos sabido responder a las demandas sobre el tratamiento y diagnóstico, y hacer propuestas eficaces. Y en ese camino hemos logrado muchas cosas. Sin embargo lo que hoy ha empezado a ocurrir es que eso no parece ser suficiente. También se nos pide seguridad en el esfuerzo, y eso no sólo se construye con la disposición a seguir aprendiendo, sino que se construye aprendiendo a querernos más, a acogernos en el dolor, a entender con afecto y sentimiento lo que le ocurre al otro. Algo que se vislumbra en este nuevo espacio”, dijo.

Una de las Fundadoras de Dulzura para el Alma, Jacqueline Paz, comentó sobre la relevancia que tiene un espacio nuevo y creativo, y el impacto sobre niños, familias y funcionarios. “Sabemos lo importante que es para las familias contar con un espacio acogedor, que además sea un lugar de contención, y esperanza. También sabemos que el proceso creativo de la artista y su trabajo para realizar este mural, es una fuente de inspiración y motivación para todo el personal. Del intercambio de energía que se transforma en luz, arcoíris de colores y amor, nace un reencantamiento con el lugar de trabajo, con el porqué estoy aquí, que es tremendamente beneficioso para los niños. Porque firmemente creemos que una enfermera feliz, un camillero atento, un tecnólogo amable hacen la diferencia en un paciente feliz, confiado, sin miedo”, reflexionó.

Dulzura desde 2000

La Fundación Dulzura para el Alma, presente en el Hospital desde el año 2000, ha realizado importantes obras que han ido transformando los espacios.

Entre ellas se destaca, la creación de una Sala de Escucha para padres en Unidad de Cardiovascular, la donación de juegos para la sala de espera de los niños de la Unidad TMO, el equipamiento de bergers en diversas unidades del Hospital, el equipamiento del hall central del nuevo edificio UPC, muebles y juguetes en la sala de juegos de Pabellón, la remodelación de la plaza central del Hospital, la remodelación de la Unidad de Oncología, la remodelación del Banco de Sangre y recientemente la instalación de tablets para los niños y niñas hospitalizados en la Unidad de Oncología.

Otro de los grandes hitos en su gestión ha sido la instalación del ya famoso Carrito de la dulzura, el que recorre cada miércoles del año el Hospital, repartiendo desayunos a padres y familiares.