Madre viaja desde Perú para resolver problemas de salud de su hijo

Viaje de la madre permitió darle una nueva oportunidad de vida a su pequeño.

<< Ver todas las noticias
  • En cuanto Chirley Alvarado se enteró de que en Chile existían especialistas que podían resolver el problema que aquejaba a su hijo desde nacer, tomó sus maletas y dejó atrás el país andino.
  • Después de esperar toda su vida, hoy el pequeño Gonzalo se liberó de la traqueostomía y vive las aventuras que todo niño quiere vivir.

Cuando Gonzalo cumplió 3 meses debieron intubarlo debido a una compleja bronquitis. Tiempo después al intentar quitarle el tubo, se le generó una cicatriz  o estenosis en la tráquea  que no le permitía respirar. Decidieron entonces mantenerlo de por vida con una traqueostomía.  Por esta razón, con un poco más de 6 años, Gonzalo vivía en condiciones muy distintas a la mayoría de los niños.

Como ya es tradición, en marzo de 2014, el Dr. Patricio Varela, reconocido internacionalmente por su trabajo en cirugía laparoscópica, malformaciones torácicas y cirugía traqueal, fue invitado a Lima a operar casos de malformaciones torácicas, principalmente Pectus Excavatm. Enfermedad que se caracteriza por un hundimiento progresivo del esternón.

En esa oportunidad conoció el caso de Gonzalo, un pequeño de entonces 5 años.  El especialista recuerda que al ver un video presentado por un colega peruano le pareció un caso susceptible de ser tratado, sin embargo no tuvo oportunidad de conocer a la familia. No hubo por tanto ningún avance.

En paralelo, la madre de Gonzalo, quien había esperado durante años por una oportunidad para su hijo, en cuanto se enteró de los comentarios del especialista y de esta esperanzadora oportunidad, comenzó a levantar una campaña solidaria para realizar la cirugía a su pequeño en Perú.

Pese a sus esfuerzos, el resultado no fue muy alentador ya que no logró las coordinaciones ni la logística necesaria para realizar la cirugía en su país.

Pero Chirley no se detendría allí. Meses después, aún sin perder el entusiasmo, intentó comunicarse nuevamente con el Dr. Varela.

Fue entonces que el Especialista le comentó sobre la alternativa de operar a su hijo en Chile. Ahí partió otra historia.

Cruzar la frontera para poder nadar tranquilo

 “La familia llevaba años intentando que le operaran a su hijo. Sin embargo allá no hay centros que hayan desarrollado la cirugía para estenosis laringotraqueal por una intubación”, comenta el Dr. Varela.

El Especialista, que durante el año resuelve numerosos de estos casos derivados de diferentes centros de Santiago y regiones, menciona que había pasado más de un año desde que habló con la madre hasta que ella  junto a Gonzalo aparecieron repentinamente buscándolo por los pasillos del Hospital. “No lo podía creer”, dice. “Él se asombró, pensaba que no iba a venir.  Y yo le dije ‘iba a venir por mi hijo y aquí estoy por él’”, recuerda Chirley quien dejó en Perú a su familia, una hija y su carrera docente.

Los meses previos, Chirley había juntado el dinero para pagar los pasajes de avión con los que evitaba los 4 días en bus, las incomodidades y la falta de ventilación que significa viaja por tierra a Chile. No podía exponer a Gonzalo a tal riesgo.

Una vez que la madre se instaló en nuestro país, obtuvo su residencia, encontró trabajo y luego solicitó una hora para ser atendida en el Hospital Dr. Luis Calvo Mackenna donde fue finalmente derivada al Policlínico de Cirugía Traqueal que atiende el Dr. Varela, junto a su equipo.  

A los pocos meses, Gonzalo fue sometido a una Plastia Laringo Traqueal, Anastomosis y cierre definitivo de la Traqueotomía. Poniendo entonces punto final a los trastornos de fonación, las infecciones respiratorias y a los temores de asfixia que  durante el sueño sufren estos pequeños. El cambio de vida  para Gonzalo y su familia  fue radical.

Su madre recuerda que lo primero que dijo el pequeño fue “este verano me voy a poder bañar”. Después de 6 años, de tantos veranos, de tantas piscinas y océanos, por primera vez iba a poder nadar. Y es que claro, una de las complicaciones de las traqueostomías es que imposibilita a los pacientes a tomar duchas y nadar bajo el mar debido al riesgo evidente de que les entre agua a la tráquea lo que significa una asfixia segura.

“Antes vivía asustado y frustrado porque no podía hacer cosas como otros niños. Se deprimía”, menciona su madre. Hoy Gonzalo está de alta y asiste por primera vez a un colegio. Ya no tiene miedos.

El Hospital Luis Calvo Mackenna cuenta con un organizado equipo de vías aéreas, integrado por variados especialistas. El equipamiento y pabellones quirúrgicos han sido renovados y permiten realizar procedimientos diagnósticos y cirugías complejas con un altísimo  standard ampliamente reconocido a nivel nacional e internacional. Cirugías que cambian vidas, como la de Gonzalo y su madre.