Prevención temprana resulta fundamental para abordar problemas de audición

Avances y desafíos en el marco del Día Internacional de la audición.

<< Ver todas las noticias
  • En el Día Internacional de la Audición, la Unidad de Otorrino del Hospital Dr. Luis Calvo Mackenna realiza un completo análisis sobre los costos del abordaje tardío y las medidas que se pueden tomar en casa para prevenir este tipo de patologías. 

En el marco del Día internacional del cuidado del oído y la audición, la Organización Mundial de la Salud (OMS) ha enfocado sus esfuerzos en la relevancia de la pérdida de audición en la niñez. La organización estima que cerca del 5% de la población mundial presenta pérdidas de audición, entre los cuales 32 millones corresponderían a niños.

Se estima que el 60% de estos casos podría evitarse con medidas de prevención.

En este escenario, el Hospital Dr. Luis Calvo Mackenna a través de la Unidad de Otorrino ha desarrollado una serie de acciones ligadas con la prevención temprana, y el seguimiento y acompañamiento de pacientes con estas patologías.

Para la Dra. Carolina Der, la audición tiene implicancias en la vida de los niños en múltiples dimensiones. “Influye en la adquisición del lenguaje, en la manera en que se desarrolla la integración escolar, e incluso en diagnósticos diferenciales como por ejemplo el déficit atencional”.

Abordaje temprano

El costo de no tratar una patología auditiva a tiempo es muy alto. En muchos casos puede provocar que el niño limite su opción de comunicación al lenguaje de señas, y elija su vocación como persona o profesional limitado por su condición.

Motivados por la alta posibilidad de revertir las patologías si son abordadas tempranamente, los hospitales Dr. Luis Calvo Mackenna y Dr. Luis Tisné, del Servicio de Salud Metropolitano Oriente, han implementado un tamizaje auditivo para los niños que nacen. “Esperamos que a largo plazo el tamizaje universal para todos los recién nacidos sea Ley en Chile”, menciona la especialista.

La relevancia del tamizaje universal radica en su potencial para el diagnóstico temprano, ya no sólo de los grupos de riesgos sino que de toda la población. Se estima que sólo el 50% de los niños sordos tienen algún antecedente como factor de riesgo.

Actualmente los niños y niñas que llegan al especialista lo hacen luego de que se han descartado en él otros problemas, como por ejemplo el déficit atencional. Los padres llegan preocupados porque sus hijos no responden a sonido, no desarrollan lenguaje, o comparado con el hermano mayor no tienen el mismo avance. Señales que tienen a confundir a los Equipos. Estos niños llegan finalmente al Otorrino con 2 o 3 años.

Una situación que podría evitarse con el tamizaje universal.

El niño con una Hipoacusia leve a moderada, entiende conversaciones y entiende el lenguaje. Esto pese a que le cuesta en la sala de clases escuchar, y si lo compararas con un niño de coeficiente similar que está a su lado, va a presentar mucha más dificultad. Estos niños tienen muchas veces retraso de lenguaje y se les tilda con problemas de concentración, pero es porque tienen que hacer un esfuerzo mayor para estar concentrados y finalmente se cansan. Pasan por problemas conductuales hasta que llegan a hacerse una audiometría. Siendo que sería mucho más fácil partir por allí”, menciona la Dra. Der.

Otra de las acciones emprendidas por el Hospital es la alianza desarrollada junto a Junaeb. Este trabajo mancomunado ha permitido tratar a niños y niñas previamente tamizados por la Institución, y formalizar un exitoso Programa de Implantes Auditivos Cocleares a los que estos últimos años se suman los Implantes de Conducción Ósea –intervención en la que trabajan junto a la Unidad de Cirugía Plástica.

A su vez, y en el marco de un programa del Ministerio de Salud, hace 5 años que la Unidad de Otorrino trabaja entregando y adaptando audífonos para niños y niñas con necesidades, y acompañando y verificando su funcionamiento.

¿Cuáles son las principales causas de la pérdida de audición?

Según menciona la OMS, estos tendrían que ver con: factores genéticos (provocan cerca del 40% de la pérdida de audición en la niñez); Afecciones perinatales (como la prematuridad y el bajo peso al nacer); Infecciones; Enfermedades del oído; Medicamentos y finalmente el Ruido. En este último punto se menciona que el uso prolongado de dispositivos personales de música en alta intensidad de volumen, pueden causar pérdida de la audición. “Lo relevante en el uso de audífonos en adolescentes es que una pérdida auditiva neurosensorial no es tratable ni reversible. La recomendación es: si la persona que está al lado tuyo está escuchando lo mismo que tú, entonces tu volumen está demasiado alto”, menciona la especialista.

Medidas a tomar

En línea con las recomendaciones de la OMS, la especialista sugiere:

  • Prevenir a través de estudio auditivo en hospitales o clínicas, durante los primeros días de vida del recién nacido.
  • Poner atención a: otitis en repetición, si supuran los oídos o si el niño vive congestionado. “En estos casos sería bueno chequear, porque esas patologías son súper tratables. De hecho la principal causa de hipoacusia en niños es la Otitis Mucosa y eso se resuelve con medicamentos o una cirugía muy sencilla”, refiere la Dra. Der.
  • Educar. Explicar a los adolescentes el daño que se puede evitar con el uso correcto de los aparatos personales de música.
  • Finalmente en las personas con audición normal no es recomendable el uso de cotón ni nada similar. “Se puede pasar de una anatomía y una audición normal a una perforación timpánica y sumarse a los pacientes que tienen una pérdida auditiva. Ésta puede ser reversible con cirugía o puede ser también irreversible”, comenta la Dra. Der.

El oído no se limpia en la casa, el oído se limpia solo. Y si yo percibo que está tapado o que estoy escuchando menos, eso es indicación de consulta. No caben cucuruchos o calor directo al pabellón de la oreja”, agrega.

Para la especialista es necesario crear conciencia social frente a la audición. Esto no sólo en lo referido al abordaje temprano de los casos sino también en lo que tiene que ver con compartir con un niño o niña con esta patología. “El problema no es para el paciente que está involucrado sino para la comunidad en general. La que se debe enfrentar a ese compañero nuevo que llega al colegio con un implante coclear. Necesitamos inclusión y la inclusión va de mano con la información”, dice.

La Unidad de Otorrino del Hospital Dr. Luis Calvo Mackenna está integrada por: Fonoaudióloga Sofía Bravo, Dra. Carolina Der, Psicóloga Macarena Miranda y Asistente Social Felipe Soto. Toma de horas y consultas al teléfono 22 5755886.