Un pájaro de colores elevó mensajes para quienes partieron

Hospital conmemoró la quinta versión de Mensajes al cielo

<< Ver todas las noticias
  • El pasado 3 de mayo, funcionarios, usuarios y padres, participaron de una emotiva y tradicional actividad en la que se recuerda en familia a quienes partieron: se trata de Mensajes al cielo.
  • En la instancia, Cristina Calderón, madre de una pequeña usuaria, dijo que es el Hospital un espacio en que aprendió de dolores, pero también del valor de la contención y la compañía.

Un pájaro que anidó en el frontis del Edificio Dirección marcó el comienzo de las celebraciones de la quinta versión de Mensajes al Cielo.

Se trata de una actividad tradicional del Hospital Pediátrico, en el que se invita a pensar en la muerte, en quienes partieron, en lo que dejaron. Una instancia única en que padres, usuarios y funcionarios comparten la pena de la pérdida y se abrazan en ese dolor.

Presente en la actividad, el pastor evangélico Alfredo Tavares de la Iglesia Sepal reflexionó sobre como será el cielo, y hacia dónde van quienes fallecen. “Lo que vivimos (cuando alguien muere) es una despedida. Es como cuando alguien viaja y vamos a un aeropuerto, y los despedimos con cariño. Tenemos la esperanza de que ellos van antes que nosotros. Y que nos esperan allá, donde nos encontraremos en un lugar maravilloso”, mencionó.

Durante la instancia, Cristina Calderón, madre de Pía quien falleció en 2017, realizó un emocionante discurso para agradecer y recordar. “Este fue uno de los lugares en donde aprendí a vivir, a sentir… aquí aprendí del dolor, de la soledad y de la angustia. Pero también de la compañía, de abrazos de consuelo, de las amistades de la vida”, refirió. Y agregó “la gente siempre dice ‘Dios sabe a quién envía estos ángeles’, a madres que son capaces de cuidarlos, de luchar sin prejuicio. Y a veces pienso que no éramos tan especiales, ni las mejores, pero con la llegada de nuestros hijos aprendimos a valorar cada mirada, cada sonrisa, cada palabra. Somos las mejores porque preferimos la vida, porque quisimos, respetamos y amamos son excepción”, comentó.

En la actividad, el Director del Hospital valoró la instancia que genera Mensajes al cielo, para compartir y acompañar al otro en sus tristezas, para visibilizar esos momentos de dolor. “Somos un hospital que se construye de éxitos y dolores. Y de estos dolores que tienen la capacidad de enseñarnos el sentido de la vida. Nuestro compromiso es nuestra vocación y el seguir trabajando por ser un Hospital mejor, donde siempre nos podamos encontrar”, dijo.

Durante la tradicional actividad, la Fundación La Caracola invitó a los presentes a escribir mensajes y compromisos a quienes partieron y así anudarlas a las alas del gran pájaro de colores. Al concluir el trabajo de los convocados, el pájaro elevó sus alas y así también lo hicieron los globos blancos que partieron con mensajes y cariños.

La actividad, que concluyó pasado el medio día, fue organizada por la Unidad Psicosocial, con el apoyo de Voluntarios Espirituales y Fundación La Caracola.